APITOXINA

  La apitoxina es el veneno de abeja, fresco y purificado, sin efectos tóxicos. Antiguamente estaba de moda en Alemania y Austria el uso de picaduras, soluciones y pomadas con veneno de abejas, para tratar diferentes dolencias reumáticas. Pero era muy doloroso y existían manifestaciones indeseables, por lo que se comenzó a experimentar hasta lograr una solución atóxica e indolora, manteniendo las propiedades terapéuticas e inmunológicas del veneno original. Así nació la apitoxina.

  La mesoterapia propiamente dicha consiste en la administración de un medicamento alopático o biológico mediante una serie de punciones en una zona del cuerpo específica según la enfermedad.

 

  Aplicada mediante mesoterapia, la apitoxina es :

Analgésica: su poder analgésico, especialmente sobre el tejido muscular y nervioso, es comparable sólo a los venenos de crótalo y cobra, sobrepasando a la morfina.

Antirreumática: es ideal para fiebres reumáticas y artrósicas, mialgias, ciáticas, lumbago, artritis aguda o crónica, neuralgias del trigémino, etc.

Antiinflamatoria: estimula las glándulas hipófisis y suprarrenales, mejorando la producción de corticosteroides y sus derivados. Esta acción antiinflamatoria natural evita los problemas secundarios ocasionados por la introducción de corticoides en el organismo.

Antialérgica: luego de una etapa de sensibilización especial e inmunidad parcial, se llega a una inmunidad total contra la fiebre reumática y una serie de afecciones artríticas y alérgicas.

De acción cardiovascular: produce disminución de la presión arterial y vasodilatación.

De acción vegetativa: aumenta el peristaltismo intestinal y la actividad celular.

 

  Esclerosis múltiple: Tratamiento con Apitoxina

   La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad debida al proceso crónico de desmielinización de la túnica de mielina. La EM se caracteriza por tener una evolución clínicamente indefinida, con remisiones pasajeras y una progresión constante.

  Hay decenas de causas, directas e indirectas, que concurren a la aparición y evolución de la EM, pero se les puede organizar en dos grupos principales: predisposición (hereditaria o adquirida) y factores desencadenantes. Se necesitan ambos para que aparezca la EM y la ausencia de cualquiera de ellos inhibe la evolución de la enfermedad.

  Es, en general, la enfermedad de la gente joven y activa. La incidencia de la EM va aumentando y afectando a gente cada vez más joven.

  Efectos del tratamiento con apitoxina de la EM:

  • Contiene la evolución de la enfermedad.
  • Restaura las funciones perdidas.
  • Recuperación de la sensibilidad
  • Mejora la coordinación.
  • Influye activamente en la hipertonía.
  • Inhibe las lesiones de la túnica de mielina.
  • Potencia la remielinización.
  • Inhibición del proceso degenerativo de las células nerviosas
  • Influye favorablemente en el estado neurológico y mejora el flujo a través de las sinapsis.
  • Reduce la inflamación autoinmune.
  • Evita las complicaciones causadas por infecciones.
  • Tratamiento del síndrome de la fatiga crónica asociado.
  • Mejora el humor y la actitud del paciente.